Mana diarioParasháDonaciónDoctrina Trinidad

 

El Mana de la Tora por Dr Ketriel Blad


Noaj 2-3

Descanso

Génesis 7:17 – 8:14

Y en el mes séptimo, el día diecisiete del mes, el arca descansó sobre los montes de Ararat…Y aconteció que en el año seiscientos uno de Noé , en el mes primero, el día primero del mes, se secaron las aguas sobre la tierra. Entonces Noé quitó la cubierta del arca y miró, y he aquí, estaba seca la superficie de la tierra.

(8:4,13 LBLA)

¿Qué relación hay entre el diluvio y la resurrección y el regreso del Mesías?

En las fechas mencionadas en el relato del diluvio podemos encontrar señales proféticas que hablan de la resurrección del Mesías Yeshua y su regreso. Adam empezó a contar el tiempo según marcaba el sol, la luna y las estrellas, desde el primer día en que fue creado. Así que, él fue creado el primer día del primer mes. En ese tiempo el año solar coincidía con el año lunar con 360 días. Muchos años más tarde hubo un desequilibrio en nuestro sistema solar lo cual separó el año solar del año lunar. El año solar obtuvo alrededor de cinco días extras y el año lunar perdió alrededor de seis días. De esa manera hay un desajuste en el mundo de hoy comparado con el inicio. Pero no vamos a profundizar en este tema en esta ocasión.

Lo cierto es que cuando el Eterno sacó a su pueblo de Egipto hizo un cambio en cuando a cómo se debe contar el año. El mes en que salieron de la esclavitud fue cambiado por el Eterno para ser el primero del año para el pueblo de Israel. El texto de Éxodo 12:2 da a entender que sólo para el pueblo de Israel ese mes, el mes del Aviv – la espiga tierna – sería el primer mes del año a partir de la redención de Egipto. Esto nos enseña que para los otros pueblos no fue de esa manera. Los pueblos de las naciones que seguían contando los años y los meses desde Adam tendrían ese mismo mes como el séptimo, pero para Israel era el primero. Así que hubo un cambio de seis meses en el cómputo de los meses del año.

De esto aprendemos que el día en que el arca descansó sobre la tierra después de haber estado flotando sobre el agua correspondería al actual primer mes desde la salida de Egipto. Si revisamos las fechas de las fiestas del Eterno, nos damos cuento que el día 17 del primer mes se encuentra dentro de la primera de las tres fiestas anuales, la fiesta de los panes sin levadura, también llamada pascua. Al hacer una investigación más profunda he llegado a la conclusión de que el tercer día después de la muerte de Yeshua fue el 17 del primer mes. Él fue colgado sobre el madero y puesto en la tierra el 14 del primer mes y tres días más tarde, el 17 del primer mes, fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Eterno. Ese día correspondía al primer día del omer – la ofrenda en el tempo del primer fruto de cebada del año – aquel año.

Lo interesante es que hay una coincidencia entre el día cuando el arca dejó de flotar sobre las aguas y tocó tierra y la fecha de la resurrección del Mesías Yeshua. Exactamente en el mismo día ocurrieron los dos eventos.

La segunda fecha interesante en el relato del arca es cuando casi medio año más tarde, en el primer día del primer mes, contado desde Adam, se secaron las aguas sobre la tierra y Noaj quitó la cubierta del arca y miró cómo estaba el nuevo mundo en el cual ahora le tocaría vivir. Adam fue creado el primer día del primer mes. Noaj y los que estaban en el arca pudieron ver el nuevo mundo precisamente en el mismo día del año.

Si volvemos otra vez a los tiempos señalados en el programa de redención revelado en las fiestas del Eterno (Lev. 23), nos damos cuenta que ese mismo día es el día de Yom Teruá, también llamado Rosh HaShaná – nuevo año – cuando todavía en el pueblo judío se celebra el momento de la creación del mundo. Ese día es el día del juicio cuando es anunciado el regreso del Mesías y la introducción del nuevo orden mundial que viene del cielo, no de los hombres.

Así que en el relato del diluvio hay fechas proféticas que hablan de la resurrección del Mesías y su regreso a la tierra.

Todos los que estuvieron en el arca pudieron ver el nuevo mundo en el día de Rosh HaShaná. Así todos los que nacen de nuevo entrando en el Mesías, podrán ver el mundo venidero cuando el Mesías vuelva en Rosh HaShaná, el mismo día en que Adam fue creado, y el mismo día en que Yeshua también nació. En Juan 3:3 nuestro Rabino dice: “En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.” (LBLA) En Yom Teruá podremos ver el reino venidero al igual que Noaj pudo ver el nuevo mundo después del diluvio en ese mismo día.

En 1 Pedro 3:20b-21 está escrito: “en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas por medio del agua. Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Yeshua el Mesías.” (LBLA revisada) En este texto vemos una relación clara entre el diluvio, la salvación y la resurrección del Mesías Yeshua. ¡Qué maravillosos son los caminos del Eterno!

Que el Eterno nos dé la gracia de poder ver el día del regreso del Mesías con gozo,

Ketriel