Mana diarioParasháDonaciónDoctrina TrinidadAudio

Parashá 11 VaYigash

Génesis 44:18 – 47:27

Por Dr. K. Blad ©

Segunda edicion 2013-14 (5774

Prohibida toda reproduccion lucrativa

Aliyás de la Torá:

  1. 44:18-30
  2. 44:31 – 45:7
  3. 45:8-18
  4. 45:19-27
  5. 45:28 – 46:27
  6. 46:28 – 47:10
  7. 47:11-27
  8. Maftir: 47:25-27

Haftará: Ezequiel 37:15-28

Los Escritos Mesiánicos: Marcos 14:32 – 15:5

VaYigash

Significa “y se acercó”.

Primera aliyá, 44:18-30

Yehudá se acerca a Yosef y le pide la palabra. Hace un recuento de la conversación que habían tenido anteriormente en cuanto a la situación familiar de ellos. Yosef había ordenado que trajeran a Binyamín como condición para que pudieran volver a ver su rostro. Al subir a su padre le cuentan todo esto y por la necesidad de alimentos el padre acepta que el segundo hijo, el que le queda de su mujer, se vaya con ellos. Pero si algo malo le sucede al hijo él morirá con dolor. Yehudá promete no volver a su padre sin el hermano.

Segunda aliyá, 44:31 – 45:7

Yehudá explica a Yosef que se hizo responsable y si no devuelve el muchacho a casa, su padre morirá con pena. Yehudá se ofrece como esclavo en lugar del joven para que él pueda subir con los hermanos. Yehudá no podría ver el mal que sobrevendría al padre si el muchacho no está con él.

En ese momento Yosef no puede contenerse y manda salir a todos excepto sus hermanos. Entonces se da a conocer a ellos con lloros fuertes que se oyen hasta los egipcios. “Yo soy Yosef”, les dice. Pero ellos no le pueden contestar por el choque emocional que sienten. Yosef les dice que no se entristezcan por haberle vendido porque todo era plan de Dios para salvar vidas. Ahora han habido dos años de hambre. Todavía quedan cinco años sin poder sembrar y cosechar. “Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación”.

Tercera aliyá, 45:8-18

Yosef sigue animando a sus hermanos diciendo que Dios fue el que le envió allí y le ha puesto por padre del faraón, señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto. Ahora tendrán que subir rápidamente a su padre y decirle que Yosef es señor de todo Egipto y que baje allí sin demorar. Habrá lugar en la tierra de Goshen para todos, incluso el ganado. Yosef proveerá para ellos porque todavía quedan cinco años de hambre. Después se echa sobre el cuello de su hermano Binyamín y los dos lloran. También besa a todos sus hermanos y llora sobre ellos. Luego conversan.

La noticia de la llegada de los hermanos de Yosef llega a la casa del faraón, y esto le agrada al faraón y a sus siervos. El anima a Yosef a enviar a los hermanos con las bestias cargadas a la tierra de Kenáan para buscar al padre y a sus familias y luego volver. Así recibirán lo mejor de Egipto.

Cuarta aliyá, 45:19-27

El faraón ordena que lleven carretas para traer a sus niños, sus mujeres y al padre. Lo mejor de Egipto será de ellos. Y así hacen los hijos de Israel y Yosef les da provisiones para el camino y mudas de ropa. Binyamín recibe trescientas piezas de plata y cinco mudas de ropa. Envían diez asnos cargados de bienes y diez asnas cargadas de grano y alimentos para el padre en el camino. Yosef despide a sus hermanos diciendo: “No riñáis en el camino”. Así suben de Egipto y llegan a su padre Yaakov. Cuando le informan que Yosef todavía vive y que es gobernante en toda la tierra de Egipto, no los puede creer. Pero cuando cuentan todas las cosas que Yosef les ha dicho y cuando ve las carretas que Yosef ha enviado, su espíritu es reavivado.

Quinta aliyá, 45:28 – 46:27

Israel decide ir a ver a Yosef antes de su muerte, y así parte con todo lo que tiene y llega a Beer-Sheva donde presenta sacrificios al Dios de su padre Yitsjak. En una visión nocturna Dios le visita y le dice que no tenga temor de bajar a Egipto porque allí le hará una gran nación. Además promete descender con él y luego hacerle subir otra vez. Yosef cerrará sus ojos.

Yaakov parte de Beer-Sheva y sus hijos le llevan a él junto con sus niños y mujeres en las carretas. También llevan consigo a todo su ganado y sus bienes y llegan a Egipto. Reuvén tiene cuatro hijos. Shimón tiene seis hijos. Leví tiene tres hijos. A Yehudá le quedan tres hijos de los cinco. Tiene también dos nietos. Yisajar tiene cuatro hijos. Zevulún tiene tres hijos. También está Diná. Los hijos e hijas de Leá son 33 en total.

Gad tiene siete hijos. Asher tiene cuatro hijos, una hija y dos nietos. Los hijos e hijas de Zilpá son 16 en total.

Yosef tiene dos hijos con Osnat. Binyamín tiene diez hijos. Los hijos de Rajel son 14 en total.

Dan tiene dos hijos. Naftalí tiene cuatro hijos. Los hijos de Bilháh son siete en total.

Sin incluir las esposas de los hijos de Yaakov, en total bajan 66 personas de Yaakov a Egipto.

Yosef tiene dos hijos que nacieron en Egipto. Todas las almas de la casa de Yaakov que bajan a Egipto son 70.

Sexta aliyá, 46:28 – 47:10

Yaakov envía a Yehudá delante de sí para indicar el camino a Goshen. Yosef sale con su carro para ir al encuentro de su padre en Goshen. Cuando le ve se echa sobre su cuello y llora largamente. Israel dice que después de haber visto su rostro ahora puede morir. Yosef indica que tiene que avisar al faraón que sus hermanos y la familia de su padre ya han venido y que son pastores de ovejas y vaqueros. Los hermanos de Yosef deben informar al faraón que son ganaderos desde hace generaciones. Así podrán vivir en la tierra de Goshen, porque los pastores de ovejas son una abominación para los egipcios.

Yosef le informa al faraón sobre todo lo sucedido y le presenta cinco de sus hermanos. El les pregunta sobre su ocupación y le contestan que son pastores de ovejas y que han venido para residir en la tierra porque no hay pastos en la tierra de Kenáan. Piden permiso para habitar en la tierra de Goshen. El faraón dice Yosef que la tierra está a su disposición y que pueden habitar en la mejor parte, la tierra de Goshen y si algunos de los hermanos son capaces podrán estar al cargo del ganado del faraón. Yosef trae a su padre para presentarle ante el faraón y Yaakov lo bendice. El faraón le pregunta cuántos años tiene y él contesta que sus años de peregrinación han sido 130 años malos que no han llegado a la cantidad de años de sus padres. Yaakov vuelve a bendecir al faraón y sale de su presencia.

Séptima aliyá, 47:11-27

Yosef instala a su padre y sus hermanos en la tierra de Ramsés como el faraón ha mandado. Allí sustenta a todos con alimentos según la cantidad de sus hijos. El hambre es muy severa en Egipto y en Kenáan. A cambio de grano, Yosef recoge para la casa del faraón todo el dinero que hay en Egipto y en la tierra de Kenáan. Cuando ya no tienen dinero Yosef les da pan a cambio de todo su ganado. El siguiente año el pueblo ofrece sus cuerpos y sus tierras a cambio de pan. Entonces Yosef compra toda la tierra de Egipto para el faraón y toda la gente es trasladada a las ciudades. Pero la tierra de los sacerdotes no es comprada porque tienen ración de parte del faraón. Yosef luego da semilla al pueblo, que ya ha sido comprado para el faraón, para que siembren la tierra. La quinta parte de la cosecha será para el faraón y el resto será para sembrar y comer. El pueblo está agradecido porque Yosef los salvó la vida y aceptan la orden. A partir de ese momento rige una ley en Egipto que dice que la quinta parte de la producción de la tierra será para el faraón. Sólo la tierra de los sacerdotes no llega a ser posesión del faraón.

Israel se establece en la tierra de Goshen obteniendo propiedades y multiplicándose en gran manera.

Comentarios

Primera aliyá, 44:18-30

44:18 “Entonces Yehudá se le acercó, y dijo: Oh señor mío, permite a tu siervo hablar una palabra a los oídos de mi señor, y que no se encienda tu ira contra tu siervo, pues tú eres como Faraón mismo.” (LBLA revisada) – Yehudá se acercó a Yosef poco antes de que se diera a conocer. De la misma manera sucederá en los últimos tiempos poco antes de que el hijo de Yosef se dé a conocer al pueblo judío. Estamos viviendo en este tiempo ahora cuando el pueblo judío está acercándose más y más a Yeshúa para saber de él como un personaje histórico, no como el mundo cristiano le ha pintado, sino como un judío practicante de la Torá. Yehudá se está acercando a ben Yosef sin haberle reconocido como el Mesías.

“Tú eres como Faraón mismo” – El enviado es como el que le envió. El que ha visto al enviado, ha visto al que le envió, como está escrito en Juan 14:9:

Yeshúa le dice: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"?” (LBLA revisada)

44:21 “Entonces tú dijiste a tus siervos: "Traédmelo para que yo lo vea."“ (LBLA) – La palabra hebrea que ha sido traducida como “traédmelo” viene de la raíz yarad[1] que significa “bajar”. Cuando el pueblo hebreo habla de salir de la Tierra de Israel, usa la expresión “bajar”, y cuando habla de entrar en la tierra de Israel, usa la expresión “subir”. Lo mismo se ve en los versículos 23 “desciende” y 24 “subimos”. Lamentablemente no se tradujo correctamente en el versículo 21 ni en el versículo 26 que debería ser traducido:

Mas nosotros respondimos: "No podemos descender (en lugar de “ir”). Si nuestro hermano menor desciende (en lugar de “va”) con nosotros, entonces descenderemos (en lugar de “iremos”); porque no podemos ver el rostro del hombre si nuestro hermano no está con nosotros."“ (LBLA revisada)

Esto nos enseña que cuando una persona sale de la Tierra de Israel, desciende espiritualmente y cuando entra en la Tierra de Israel sube espiritualmente. HaShem llama la Tierra de Israel “mi tierra”,  cf. Isaías 14:25; Jeremías 2:7; 16:18; Ezequiel 36:5; 38:16; Joel 1:6; 3:2. Por eso el que está en la tierra del Eterno está más cerca de él que cuando no está allí.

En Deuteronomio 11:12 está escrito:

Es una tierra que el Eterno tu Dios cuida; los ojos del Eterno tu Dios están siempre sobre ella, desde el principio hasta el fin del año.” (LBLA revisada)

El faraón no entendió la importancia espiritual de la Tierra de Israel, y cuando habló de viajar a la tierra de Kenáan, sólo dijo “id”, cf. 45:17.

Segunda aliyá, 44:31 – 45:7

44:32 “Porque yo, tu siervo, me hice responsable del muchacho con mi padre, diciendo: "Si no te lo traigo, que lleve yo la culpa delante de mi padre para siempre."“ (LBLA) – Yehudá se puso como fiador, en hebreo arav[2]. Esto significa que estaba dispuesto a sufrir en lugar del hermano. Otra vez vemos como Yehudá, como ancestro del Mesías, de una manera profética expresa con su actitud lo que el Mesías iba a hacer en su primera venida. Estaba dispuesto a llevar la culpa para siempre para salvar a su hermano. Cuando Yojanán vio el Cordero en el cielo, lo vio “como inmolado”, cf. Revelación 5:6. Sin embargo, la novia del Mesías estará “sin mancha, ni arruga ni cosa semejante”, cf. Efesios 5:27. El Mesías se ha hecho responsable de los hombres y él todavía lleva en su cuerpo las marcas de las consecuencias del pecado de la humanidad, como está escrito en Juan 20:25-28:

Entonces los otros discípulos le decían: ¡Hemos visto al Señor! Pero él les dijo: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en su costado, no creeré. Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez dentro, y Toma con ellos. Y estando las puertas cerradas, Yeshúa viene y se puso en medio de ellos, y dijo: Shalom aleijem. Luego dice a Toma: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Respondió Toma y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!” (LBLA revisada

44:33 “Ahora pues, te ruego que quede este tu siervo como esclavo de mi señor, en lugar del muchacho, y que el muchacho suba con sus hermanos.” (LBLA) – Ser fiador implica llevar la responsabilidad hasta la última consecuencia. Yehudá fue fiel a su promesa a su padre. Ahora ha mostrado, no solamente arrepentimiento, sino que está dispuesto a hacer tikún, rectificación, por lo que hizo con su hermano Yosef. En lugar de entregar al hijo de Rajel que su padre amaba, se puso en su lugar. Así Yosef supo que se había arrepentido. Si no hay una disposición de rectificar los errores cometidos y, en el caso de ser posible, restituir el daño, no ha habido arrepentimiento en la persona. Si hay arrepentimiento verdadero también hay un deseo de rectificación, como está escrito en Lucas 19:8-9:

Y Zakai, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes daré a los pobres, y si en algo he defraudado a alguno, se lo restituiré cuadruplicado. Y Yeshúa le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa, ya que él también es hijo de Avraham” (LBLA revisada)

La salvación había venido a la casa de Zakai. Hubo evidencias claras del arrepentimiento de sus pecados. Lo mismo vemos en la vida de Yehudá. Ya no volverá a defraudar a su padre. Ya no dejará que su hermano sea esclavo en Egipto. Lo hizo una vez pero esta vez no porque había arrepentimiento en su corazón.

Cuando Yehudá muestre arrepentimiento por haber vendido a su hermano, el hermano se dará a conocer.

45:1  Yosef no pudo ya contenerse delante de todos los que estaban junto a él, y exclamó: Haced salir a todos de mi lado. Y no había nadie con él cuando Yosef se dio a conocer a sus hermanos.” (LBLA revisada) – Ya se había visto el arrepentimiento en Yehudá. Ya se había logrado el propósito del trato duro. En ese momento Yosef ya no necesita tratarle más con dureza. Ahora se da a conocer, pero no a los egipcios, sino a sus hermanos. De la misma manera el Mesías no fue manifestado al mundo después de su resurrección, sino a los que antes habían caminado con él, como está escrito en Hechos 10:40-41:

A éste Dios le resucitó al tercer día e hizo que se manifestara, no a todo el pueblo, sino a los testigos que fueron escogidos de antemano por Dios, es decir, a nosotros que comimos y bebimos con El después que resucitó de los muertos.” (LBLA)

La palabra hebrea traducida como “conocer” es hitvadá, y viene de la raíz yadá.[3] Esta palabra se usa en las Escrituras también como una referencia a tener relaciones íntimas, cf. Génesis 4:1, 17; 1 Reyes 1:4. En Génesis 45:4 Yosef les pide que se acerquen a él. Podría haber dicho solamente que se acercaran, pero la palabra elai, “hasta mí”, que ha sido añadida, implica un acercamiento casi palpable. La conclusión que hace Rashí de esto es que Yosef les enseñó su circuncisión.

Yosef no se dio a conocer hasta que los doce hermanos estuvieran juntos. Como hemos dicho antes, esto alude a que el Mesías no se va a dar a conocer en los últimos tiempos hasta que las doce tribus estén involucradas.

También aprendemos de esto que tiene que haber unidad entre hermanos para poder tener la revelación plena del Hijo de Yosef, como está escrito en Efesios 3:17b-19:

que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor del Mesías que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios.” (LBLA revisada)

Como los hermanos de Yosef no le reconocieron en su primer encuentro, sino en el segundo, así el Mesías no fue reconocido por la mayoría de los judíos en su primera venida, pero lo será en relación con su segunda venida. Con otras palabras, ahora es el tiempo cuando la mayoría de los judíos reconocerán a Yeshúa. Ahora él se está dando a conocer como el que verdaderamente es, aquél Mesías del cual hablan todas las Escrituras.

Y no había nadie con él cuando Yosef se dio a conocer a sus hermanos.” (LBLA revisada) – Había una intimidad con los hermanos. De la misma manera ahora el Mesías se está dando a conocer de una manera muy íntima a los que son descendientes de las doce tribus de Israel. Se va revelando de una manera hebrea, llamándolos de vuelta a sus raíces hebreas y dándoles a entender su relación con él no sólo de manera espiritual, sino también física. Son del mismo pueblo y ahora es el tiempo de ser restaurado como israelita o judío. Las personas que reciben este tipo de revelación ya no son las mismas. Su concepto de si mismos cambia radicalmente y el concepto de quién es Yeshúa cambia radicalmente. Ya no le ven en el contorno gentil sino en el contorno hebreo. Ya no le ven en primer lugar como el salvador de los gentiles sino como el salvador de Israel.

Fue Yehudá quien provocó la revelación de Yosef. De la misma manera los judíos son los que finalmente harán que Yeshúa se manifieste en gloria, cf. Mateo 23:39; Hechos 3:19-21.

45:2  Y lloró tan fuerte que lo oyeron los egipcios, y la casa de Faraón se enteró de ello.” (LBLA) – En el momento de revelación de quién era Yosef hubo lloro, cf. verso 14-15. De la misma manera hay muchas emociones y lágrimas en aquellas personas que ahora están recibiendo la revelación de quién es realmente Yeshúa y quienes son ellos en relación con él.

Yeshúa lloró sobre la ciudad de Yerushalayim, ver Lucas 19:41-44. Los habitantes de Yerushalayim llorarán cuando él se dé a conocer mostrando sus heridas, las señales del pacto renovado, como está escrito en Zacarías 12:10-14:

Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Yerushalayim, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por El, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por El, como se llora por un primogénito. Aquel día habrá gran lamentación en Yerushalayim, como la lamentación de Hadad-Rimón en la llanura de Meguido. Y se lamentará la tierra, cada familia por su lado: la familia de la casa de David por su lado, y sus mujeres por su lado; la familia de la casa de Natán por su lado, y sus mujeres por su lado; la familia de la casa de Leví por su lado, y sus mujeres por su lado; la familia de los shimeítas por su lado, y sus mujeres por su lado; todas las demás familias, cada familia por su lado, y sus mujeres por su lado.” (LBLA revisada)

En los primeros versículos de la profecía de Zejariá (Zacarías) capítulo 12 se habla de una guerra que va a ser causada por los países árabes y apoyada por la coalición internacional. El motivo de esa guerra es Yerushalayim. En estos momentos estamos viviendo el tiempo cuando HaShem está poniendo su ciudad como una “copa de vértigo para todos los pueblos de alrededor” y pronto habrá una guerra. Esta guerra será ganada por el pueblo judío y la ciudad será habitada de nuevo en su lugar. Después de esa guerra, habrá un derramamiento del Espíritu de gracia y de oración sobre los habitantes de la ciudad y les será revelado lo que antes no veían, que ese Yeshúa que fue clavado en el madero hace casi dos mil años, es el Mesías ben Yosef prometido. Entonces habrá un lamento impresionante, especialmente entre los ortodoxos, puesto que son los que hacen separaciones entre hombres y mujeres en las oraciones, como indica este texto.

En el capítulo 13 del mismo profeta podemos ver como este avivamiento mesiánico entre los ortodoxos en Yerushalayim producirá una purificación del pecado y la impureza. Toda religión falsa será eliminada del país. El templo Bahai en Haifa será destruido, todas las mezquitas serán demolidas, todas las iglesias católicas serán asoladas. Las discotecas serán cerradas, los lugares de ocultismo desaparecerán, y el espíritu inmundo será quitado del país. Entonces habrá una restauración del culto con sacrificios en el lugar del templo. Cuando esto suceda serán provocadas todas las naciones del mundo y se unirán de nuevo para batallar contra Yerushalayim, según está escrito en Zacarías 14:1-5:

He aquí, viene el día de HaShem cuando serán repartidos tus despojos en medio de ti. Y yo reuniré a todas las naciones en batalla contra Yerushalayim; y será tomada la ciudad y serán saqueadas las casas y violadas las mujeres; la mitad de la ciudad será desterrada, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Entonces saldrá HaShem y peleará contra aquellas naciones, como cuando El peleó el día de la batalla. Sus pies se posarán aquel día en el monte de los Olivos, que está frente a Yerushalayim, al oriente; y el monte de los Olivos se hendirá por el medio, de oriente a occidente, formando un enorme valle, y una mitad del monte se apartará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur. Y huiréis al valle de mis montes, porque el valle de los montes llegará hasta Atsel; huiréis tal como huisteis a causa del terremoto en los días de Uziá, rey de Yehudá. Y vendrá HaShem mi Dios, y todos los santos contigo.” (LBLA revisada)

Esta será la última guerra antes de la venida del Mesías ben David. En esta guerra el ejército del estado de Israel será quebrado y la santa ciudad será tomada, como está escrito en Daniel 9:26b-27:

hasta el fin habrá guerra; las desolaciones están determinadas. Y él hará un pacto firme con muchos por una semana (de años), pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador.” (LBLA)

En Daniel 12:6-7 está escrito:

Y uno de ellos dijo al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río: ¿Para cuándo será el fin de estas maravillas? Y oí al hombre vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, que levantando su mano derecha y su mano izquierda al cielo, juró por aquel que vive para siempre, que será por un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo ; y cuando se termine la destrucción del poder del pueblo santo, se cumplirán todas estas cosas.” (LBLA)

Así que en esta guerra se va a terminar la destrucción del ejército del pueblo judío. Esto producirá un clamor grande en los habitantes de Jerusalén. Van a gritar pidiendo al Eterno que envíe a Mashíaj. Entonces van a decir con todo su corazón y con toda su fuerza: “BARUJ HABA BESHEM YHWH” y entonces vendrá el Mesías de nuevo para poner sus pies en el monte de los olivos y matar con la espada de su boca a todos los ejércitos del mundo liderados por el anti-mesías, como está escrito en Isaías 11:4:

sino que juzgará al pobre con justicia, y fallará con equidad por los afligidos de la tierra; herirá la tierra con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío.” (LBLA)

En Revelación 19:15 está escrito:

De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro; y El pisa el lagar del vino del furor de la ira de El Shadai.” (LBLA revisada)

En 2 Tesalonicenses 2:8 está escrito:

Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida.” (LBLA)

lo oyeron los egipcios, y la casa de Faraón se enteró de ello.” – Los egipcios, que simbolizan todos los gentiles, se darán cuenta de la revelación del Mesías de Israel y su gran lloro por sus hermanos judíos.

La casa del faraón hace referencia a los gobiernos de la tierra en los últimos tiempos que serán informados cuando el Hijo de Yosef se haya dado a conocer a sus hermanos israelitas.

45:3  Yosef dijo a sus hermanos: Yo soy Yosef. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él.” (LBLA revisada) – Ahora Yosef habló en hebreo presentándose con su nombre hebreo. No dijo: “Yo soy Tsafnat-Paneaj”. De la misma manera, cuando el Hijo de Yosef se presentó al rabino Shaúl ben Gamliel en Hechos 9:5 no dijo: “Yo soy Jesucristo”, sino: “Yo soy Yeshúa”. Su nombre no es Jesús sino Yeshúa. Cuando él habla con sus hermanos judíos les habla en hebreo, como está escrito en Hechos 26:14:

Y después de que todos caímos al suelo, oí una voz que me decía en el idioma hebreo: "Shaúl, Shaúl, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón."” (LBLA revisada)

45:4 “Y Yosef dijo a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron, y él dijo: Yo soy vuestro hermano Yosef, a quien vosotros vendisteis a Egipto.” (LBLA revisada) – De esto aprendemos que en los último tiempos el pueblo de Israel se acercará cada vez más a Yeshúa.

45:5  Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros.” (LBLA) – El Mesías fue enviado a los gentiles para salvar vidas, según está escrito en Hechos 28:28:

Sabed, por tanto, que esta salvación de Dios ha sido enviada a los gentiles. Ellos sí oirán.” (LBLA)

En Romanos 11:11 está escrito:

Digo entonces: ¿Acaso tropezaron (parte de Israel) para caer? ¡De ningún modo! Pero por su transgresión ha venido la salvación a los gentiles, para causarles celos.” (LBLA)

Ese era el plan del Eterno: por causa del rechazo de los judíos, de la misma manera como Yosef fue rechazado por sus hermanos, los gentiles podrán recibir al Hijo de Yosef y ser salvos.

45:6  Porque en estos dos años ha habido hambre en la tierra y todavía quedan otros cinco años en los cuales no habrá ni siembra ni siega.” (LBLA) – Como los hermanos de Yosef le reconocieron en el segundo año de sequía es probable que el momento del derramamiento sobre los judíos del Espíritu de gracia y de oración sea durante el segundo año de los siete últimos años antes de la venida del Mesías.

quedan otros cinco años en los cuales no habrá ni siembra ni siega.” – Yosef supo por los sueños del faraón y el espíritu profético que quedaban cinco años de hambre. Rashí dice que cuando vino Yaakov a Egipto, terminó la sequía. Pero en tal caso ¿no sería Yosef un falso profeta? En el versículo 11 se repite el mensaje de los cinco años que quedaban de sequía.

Sin embargo, para los hijos de Israel sólo había dos años de hambre grave, puesto que Yosef los sostuvo durante el resto del tiempo. De esto aprenderemos que los fieles, que no podrán ni comprar ni vender durante la gran tribulación, podrán ser sustentados de manera sobrenatural por el Eterno, tal como pasó con Eliyahu durante los años de sequía, cf. Revelación 3:17; 1 Reyes 17:4, 14.

45:7  Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación.” (LBLA) – El Hijo de Yosef fue enviado al mundo gentil para provocar a los judíos a celos para que ellos a su vez sean salvos por esta provocación, como está escrito en Romanos 11:14:

si en alguna manera puedo causar celos a mis compatriotas y salvar a algunos de ellos.” (LBLA)

En Romanos 11:24-27 está escrito:

Porque si tú (gentil) fuiste cortado de lo que por naturaleza es un olivo silvestre (nación gentil), y contra lo que es natural fuiste injertado en un olivo cultivado (Israel), ¿cuánto más éstos (una parte de Israel), que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;  y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: EL LIBERTADOR VENDRA DE TSION; APARTARA LA IMPIEDAD DE YAAKOV. Y ESTE ES MI PACTO CON ELLOS, CUANDO YO QUITE SUS PECADOS.” (LBLA revisada)

Tercera aliyá, 45:8-18

45:8 “Ahora pues, no fuisteis vosotros los que me enviasteis aquí, sino Dios; y El me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto.” (LBLA) – Yosef no echa la culpa de lo sucedido a sus hermanos. Estas palabras vienen de una persona espiritualmente madura. Los inmaduros no ven más allá de la nariz y echan la culpa a su alrededor por las cosas malas que pasan. No entienden que detrás de los sucesos hay leyes espirituales y planes divinos. El que colabora con estos planes será prosperado, como Yosef. Yosef quitó la culpa de sus hermanos. De la misma manera el Hijo de Yosef está quitando la culpa de los judíos que se arrepienten de haberle entregado a los gentiles. HaShem tenía un plan con la venta de Yeshúa, fue la salvación del mundo y especialmente de Israel.

“Dios… me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto.” (LBLA) – Según Rashí, la palabra “padre”, en hebreo av, no solamente significa padre, sino también “consejero”, “amigo” y “patrón”. Como Yosef fue puesto por padre del faraón, sin superarle o igualarle en autoridad, así Yeshua ha recibido de HaShem el título de av sin superarle o igualarle, según está escrito en Isaías 9:6:

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Fuerte, Poderoso, Padre (av), Eterno, Príncipe, Paz.” (LBLA revisada)

Los tres cargos que Yosef recibió del faraón corresponden a tres cargos del Mesías.

o       Le puso como av, amigo y patrón, Isaías 9:6.

o       Le puso como señor de toda su casa, Hebreos 3:6.

o       Le puso como gobernador sobre todo el mundo, Mateo 28:18.

45:9 “Daos prisa y subid adonde mi padre, y decidle: "Así dice tu hijo Yosef: 'Dios me ha hecho señor de todo Egipto; ven a mí, no te demores.” (LBLA revisada) – Las cosas sucederán rápidamente en los últimos tiempos.

“subid adonde mi padre” – Esto alude al arrebatamiento, por medio del cual todos los que son del Mesías subirán a la tierra de Israel desde los cuatro ángulos de la tierra, como está escrito en Isaías 11:12:

Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Yehudá de los cuatro confines de la tierra.” (LBLA revisada)

En Mateo 24:29-31 está escrito:

Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, EL SOL SE OSCURECERA, LA LUNA NO DARA SU LUZ, LAS ESTRELLAS CAERAN del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria. Y El enviará a sus ángeles con UNA GRAN SHOFAR y REUNIRAN a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.” (LBLA revisada)

Este texto nos enseña que el arrebatamiento vendrá después de la gran tribulación. Como en los tiempos de Eliyahu, hubo sequía durante 3 ½ años, parece ser que el tiempo de gran tribulación durará 3 ½ años, que sería la última parte de la 70ª semana de Daniel. Durante ese tiempo la persecución sobre los fieles será peor que antes, cf. Daniel 9:27.

En Mateo 24 hay varios tiempos en los eventos finales que deben ser considerados:

1.      El principio de dolores de parto, Mateo 24:5-8

2.      Los dolores de parto, Mateo 24:9-14

3.      La gran tribulación, Mateo 24:15-28

4.      La venida del Hijo del Hombre y la ira de Dios, Mateo 24:29-3

No es lo mismo la gran tribulación que la ira de Dios. La gran tribulación será para Yaakov, según Jeremías 30:7 donde está escrito:

¡Ay! porque grande es aquel día, no hay otro semejante a él; es tiempo de angustia para Yaakov, mas de ella será librado.” (LBLA revisada)

La gran tribulación será para los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Yeshua, según Revelación 12:17, donde está escrito:

Entonces el dragón se enfureció contra la mujer (Israel=Yaakov), y salió para hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Yeshúa. (LBLA revisada)

La gran tribulación es causada por un sistema mundial maligno, dirigido por el hombre de pecado, el anti-mesías, según 2 Tesalonicenses 2:3-4, donde está escrito:

Que nadie os engañe en ninguna manera, porque (el día del Eterno) no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios.” (LBLA)

La gran tribulación es iniciada en el momento cuando la abominación desoladora sea levantada en el templo en Jerusalén, como está escrito en Daniel 9:27; 11:31 y 12:11:

Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador... Y de su parte se levantarán tropas, profanarán el santuario-fortaleza, abolirán el sacrificio perpetuo y establecerán la abominación de la desolación... Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea abolido y puesta la abominación de la desolación, habrá mil doscientos noventa días. (LBLA)

En Mateo 24:15 está escrito:

Por tanto, cuando veáis la ABOMINACION DE LA DESOLACION, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda) (LBLA)

Aquí vemos que el Mesías está enseñando a los que creen en él, sus discípulos. Ellos verán la abominación desoladora colocada en lugar santo. No hay división en las Escrituras entre la congregación, que se tradujo como “iglesia” y los judíos que creen en Yeshúa. La congregación se compone en primer lugar de judíos y también de gentiles regenerados en sus espíritus mediante la unión con la muerte y resurrección del Mesías. Sólo hay una congregación de Dios y el Mesías y esa congregación es la parte espiritual más elevada de Israel no un pueblo separado. Es decir, no hay división entre Israel y la verdadera iglesia. Los judíos que creen son parte de Israel y parte de la congregación. También los gentiles que creen son parte de la congregación y parte de Israel. Tanto judíos como gentiles que son parte de la congregación pasarán la gran tribulación. La idea que los gentiles que creen en el Mesías serán arrebatados al cielo para ser liberados de la gran tribulación y los judíos dejados para pasar la gran tribulación está basada en una teología de reemplazo y de anti-judaísmo.

Según Mateo 24:21-22 el momento del levantamiento de la abominación de la desolación es el inicio de la gran tribulación, como está escrito:

porque habrá entonces una gran tribulación, tal como no ha acontecido desde el principio del mundo hasta ahora, ni acontecerá jamás. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” (LBLA)

Según la enseñanza de nuestro Maestro, los escogidos pasarán la gran tribulación. No habrá ninguna venida escondida, secreta, del Mesías, como está escrito en Mateo 24:27:

Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre.” (LBLA)

El tiempo de ira es causado por el Eterno. Es el tiempo de la ira de Dios. La ira es el castigo que vendrá sobre los que no creyeron en el mensaje de salvación y se rebelaron contra la Torá del Eterno y su Mesías, como está escrito en 2 Tesalonicenses 2:11-13:

Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad. Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.” (LBLA)

Y en 2 Tesalonicenses 1:6-10 está escrito:

Porque después de todo, es justo delante de Dios retribuir con aflicción a los que os afligen, y daros alivio a vosotros que sois afligidos, y también a nosotros, cuando el Señor Yeshúa sea revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles en llama de fuego, dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Yeshúa. Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando El venga para ser glorificado en sus santos en aquel día y para ser admirado entre todos los que han creído; porque nuestro testimonio ha sido creído por vosotros.” (LBLA revisada)

Los justos pasarán la gran tribulación pero no padecerán la ira de Dios, según 1 Tesalonicenses 1:10 donde está escrito:

y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de entre los muertos, es decir, a Yeshúa, quien nos libra de la ira venidera.” (LBLA revisada)

En Romanos 5:9 está escrito:

Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira por medio de El.” (LBLA)

En 1 Tesalonicenses 4:15-17 está escrito:

Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en el Mesías se levantarán primero. Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre.” (LBLA revisada)

Cuando el Mesías viene a la tierra para ejecutar la ira del Eterno, estarán los santos con él, como está escrito en Revelación 19:11-15:

Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra. Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El. Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios. Y los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, le seguían sobre caballos blancos. De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro; y El pisa el lagar del vino del furor de la ira de El Shadai.” (LBLA revisada)

En este texto se habla de los ejércitos, en plural. Está compuesto por ángeles y, según mi entendimiento, de hombres que han sido transformados en inmortales por medio del poder de la resurrección, cf. Zacarías 14:5; Judas v. 14-15; 1 Tesalonicenses 3:13; 2 Tesalonicenses 1:7.

En unos versículos anteriores al texto citado, en Revelación 19:8, está escrito:

Y a ella (la novia) le fue concedido vestirse de lino fino, resplandeciente y limpio, porque las acciones justas de los santos son el lino fino.” (LBLA)

En Revelación 2:26-27 está escrito:

Y al vencedor, al que guarda mis obras hasta el fin, LE DARE AUTORIDAD SOBRE LAS NACIONES; Y LAS REGIRA CON VARA DE HIERRO, COMO LOS VASOS DEL ALFARERO SON HECHOS PEDAZOS, como yo también he recibido autoridad de mi Padre” (LBLA)

Así que, parece ser que también los hombres estarán entre los ejércitos celestiales, junto con el Mesías y los ángeles que van a hacer guerra contra los ejércitos de la coalición multinacional en la última guerra contra Jerusalén antes de la venida del Mesías.

45:14 “Entonces se echó sobre el cuello de su hermano Binyamín, y lloró; y Binyamín también lloró sobre su cuello.” (LBLA revisada) – La palabra hebrea que ha sido traducida como “cuello” aparece en relación con Binyamín en forma plural, “cuellos”. De esto los rabinos han sacado la alusión a los dos templos que estaban en el territorio de Binyamín. El lloro de Yosef sería profético por también ver la destrucción de los dos templos futuros en el territorio de su hermano. El lloro de Binyamín también sería profético en relación al último lugar donde estuvo el tabernáculo, en Shiló, que pertenece al territorio de Yosef, en la tierra de Efrayim.

El lloro de Binyamín corresponde también al momento cuando el pueblo judío reconozca a Yeshúa, según la profecía de Zacarías 12.

Cuarta aliyá, 45:19-27

45:26 “Y le informaron, diciendo: Yosef vive todavía, y es gobernante en toda la tierra de Egipto. Pero él se quedó atónito porque no les podía creer.” (LBLA revisada) – Yeshúa vive todavía y es gobernante entre muchos gentiles que le han recibido como su Salvador y Señor.

45:27 “Pero cuando ellos le contaron todas las cosas que Yosef les había dicho, y cuando vio las carretas que Yosef había enviado para llevarlo, el espíritu de su padre Yaakov revivió.” (LBLA revisada) – Israel no podía creer el mensaje de que Yosef vivía hasta después de un tiempo. De la misma manera está pasando con el pueblo judío hoy en día. Al principio no pueden creer que aquel que llamaban Jesucristo es el Mesías de Israel. Pero luego lo harán y entonces revivirá el espíritu de Israel.

Mashíaj ben Yosef es el único que puede hacer revivir el espíritu de Israel. El lo hará mediante sus emisarios que vienen con regalos y evidencias claras. Así se dará a conocer a Israel. Será mediante los israelitas.

Según Rashí y el Tárgum Onkelos, la Shejiná, la presencia divina, el Espíritu de Santidad, partió de Jaakov durante su tiempo de luto por causa de Yosef, y en este momento vuelve otra vez al patriarca.

Quinta aliyá, 45:28 – 46:27

45:28 “Entonces Israel dijo: Basta, mi hijo Yosef vive todavía. Iré y lo veré antes que yo muera.” (LBLA revisada) – La Torá cambia el nombre de Yaakov de un versículo a otro. Cuando el espíritu de Yaakov revive es llamado Israel. Pronto llegará el momento histórico cuando Israel como nación reconozca que Yeshúa aún vive.

46:1  Y partió Israel con todo lo que tenía y llegó a Beer-Sheva, y ofreció sacrificios al Dios de su padre Yitsjak.” (LBLA revisada) – La Torá dice que Yaakov sacrificó al Dios de su padre Yitsjak y no menciona su abuelo Avraham. Esto nos enseña, según Rashí, que hay que dar más respeto al padre que al abuelo.

Yaakov se conectó con Beer-Sheva, donde había nacido su padre Yitsjak, y así el Eterno se le reveló de nuevo.

Yaakov está en dudas si puede bajar a Egipto o no. El conoce bien la profecía dada a Avraham en 15:13-16 que dice que sus descendientes estarán oprimidos durante 400 años en una tierra ajena. Otra cosa que podía haber producido duda puede ser el hecho de que su padre Yitsjak había recibido el mensaje de que no podía ir a Egipto durante el tiempo de hambruna, cf. Génesis 26:2.

46:2  Y Dios habló a Israel en una visión nocturna, y dijo: Yaakov, Yaakov. Y él respondió: Heme aquí.” (LBLA revisada) – Hay siete ocasiones en las Escrituras y Los Escritos Mesiánicos cuando el Eterno está llamando a una persona por su nombre dos veces, Génesis 22:11; 46:2; Éxodo 3:4; 1 Samuel 3:10; Lucas 10:41; 22:31 y Hechos 9:4. Esta forma de hablar es para momentos cruciales en las vidas de las personas. Según Rashí implica cariño. El Midrash agrega que también implica apremio.

46:3  Y El dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas descender a Egipto, porque allí te haré una gran nación.” (LBLA) – Israel se convirtió en una gran nación en tierra gentil. Así será también en los últimos tiempos, los gentiles convertidos entrarán en Israel para ser una gran nación, mil veces mayor que cuando salió de Egipto por primera vez, según Deuteronomio 1:10-11, donde está escrito:

El Eterno vuestro Dios os ha multiplicado y he aquí que hoy sois como las estrellas del cielo en multitud. "Que el Eterno, el Dios de vuestros padres, os multiplique mil veces más de lo que sois y os bendiga, tal como os ha prometido. (LBLA revisada)

Más de dos millones de israelitas salieron de Egipto la primera vez. ¡En la redención final habrá mil veces más!

46:4  Yo descenderé contigo a Egipto, y ciertamente, yo también te haré subir; y Yosef cerrará tus ojos.” (LBLA revisada) – La presencia del Eterno fue con Yaakov a Egipto. También hay una promesa de subir otra vez. Esta promesa implica tres cosas:

  1. Yaakov no iba a ser enterrado en Egipto sino en la tierra de Israel. Esto nos enseña que el cuerpo de un muerto sigue siendo la persona. Yaakov subió de Egipto, no “los restos mortales de Yaakov”.

  2. Los descendientes de Yaakov subirían de Egipto a la tierra de Israel.

  3. El cuerpo de Yaakov y sus descendientes van a ser resucitados. La palabra que ha sido traducida como “volver” es alá que significa subir, de lo cual hemos hablado antes.

46:7  sus hijos y sus nietos con él, sus hijas y sus nietas; a toda su descendencia trajo consigo a Egipto.” (LBLA) – Aquí habla de las nietas de Yaakov. Pero al revisar los nombres sólo se encuentra una nieta, Seráj, verso 17. Además si se cuentan los nombres que son mencionados en este capítulo, sólo se llegan a 69 almas.

46:15 “Estos son los hijos de Leá, los que le dio a luz a Yaakov en Padán-Aram, y además su hija Diná; todos sus hijos y sus hijas eran treinta y tres.” (LBLA revisada) – Pero sólo hay 32 nombres. Esto nos enseña que una nieta nació durante el viaje. Sólo 69 salieron de la tierra de Kenáan, pero 70 llegaron a Egipto, cf. verso 27. Según Rashí fue Yojeved, la madre de Moshé, que nacería “entre las murallas”. Pero esa teoría es poco probable por la increíble edad que tendría cuando Moshé nació.

46:27 “Y los hijos de Yosef, que le nacieron en Egipto, eran dos: todas las personas de la casa de Yaakov que vinieron a Egipto, eran setenta.” (LBLA revisada) – En Hechos 7:14 está escrito:

Y Yosef, enviando mensaje, mandó llamar a Yaakov su padre y a toda su parentela, en total setenta y cinco personas. (LBLA revisada)

La Septuaginta menciona 75 personas pero el texto masorético dice 70, cf. Éxodo 1:5. La diferencia se encuentra en Génesis 46:20 donde la Septuaginta también menciona cuatro nietos y un bisnieto de Yosef.[4]

Según Génesis 10, las naciones gentiles fueron originalmente 70. Esto concuerda con el número de los hijos de Israel que bajaron a Egipto, como está escrito en Deuteronomio 32:8:

Cuando el Altísimo dio a las naciones su herencia, cuando separó los hijos del hombre, fijó los límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel. (LBLA)

Es probable que durante el reino mesiánico las 70 naciones sean restablecidas, como está escrito en el Salmo 87:4-6:

Mencionaré a Rajab y a Bavel entre los que me conocen; he aquí, Peleshet y Tsor con Kush; de sus moradores se dirá: "Este nació allí." Pero de Tsion se dirá: Este y aquél nacieron en ella; y el Altísimo mismo la establecerá. El Eterno contará al inscribir los pueblos: Este nació allí. (LBLA revisada)

En Mateo 25:31-32 está escrito:

Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de su gloria; y serán reunidas delante de El todas las naciones; y separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. (LBLA)

En Revelación 22:2 está escrito:

en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de  fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. (LBLA)

Sexta aliyá, 46:28 – 47:10

46:28 “Y envió a Yehudá delante de sí a Yosef, para indicar delante de él el camino a Goshen; y llegaron a la tierra de Goshen.” (LBLA revisada) – La palabra hebrea que ha sido traducida como “camino a Goshen” es goshna. También se encuentra en el próximo versículo. Comprende cuatro letras hebreas, guimel (G), shin (Sh), nun (N) y hey (H). Es la única palabra en toda la Escritura que contiene estas cuatro letras. Son las mismas cuatro letras que se encuentran en la peonza (perinola) que se usa en la diáspora para jugar durante Januká. Las cuatro letras que son usadas para Januká anuncian el gran milagro que ocurrió allí, en hebreo: Nes Gadol Hayá Sham, “Un milagro grande sucedió allí”. La suma del número de las cuatro letras es 358. Nun = 50, Guimel = 3, Hey = 5, Shin = 300. 50 + 3 + 5 + 300 = 358.

Es la misma suma que de las cuatro letras hebreas de Mashíaj, Mem (40) + Shin (300) + Yud (10) + Jet (8) = 358.

De esto aprendemos que el gran milagro que ocurrió en Januká, no solamente fue la victoria del judaísmo del Eterno sobre el paganismo, o el posible milagro del aceite, sino también el momento de la concepción sobrenatural de Miryam, la madre de Yeshúa, que probablemente ocurrió durante Janucá. Según mis cálculos, fue en la luna nueva del décimo mes de Tevet, el 19 o el 20 de diciembre del año 4 a.E.C. (a.C.), para luego nacer 38 semanas más tarde, en Yom Teruá, el primer día del séptimo mes de Tishrí, el 12 de septiembre del año 3 a.E.C.

47:6a “la tierra de Egipto está a tu disposición. En lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; que habiten en la tierra de Goshen” (LBLA revisada) – Yosef quería que los hijos de Israel vivieran como una comunidad separada en la tierra de Goshen por varios motivos:

  • Para evitar la asimilación.

  • Para evitar que los hijos de Israel tuvieran cargos en la corte real o fueran reclutados para el ejército.

  • Para poder criar ganado menor sin molestar a los egipcios que aborrecían a los pastores de ovejas porque la oveja fue uno de sus falsos dioses.

  • Para tener buenos pastos para su ganado.

El ingeniero agrónomo Rodolfo Olivares de El Salvador me informó que la tierra de Goshen es una de las mejores del mundo, quizás la mejor de todas las tierras. Allí nunca hay falta de agua, no existen las plagas, nunca hace frío, no hay vientos fuertes, es llano y la tierra es húmeda. Es un suelo de aluvión donde hay materias orgánicas y minerales de los ríos, especialmente selenio, cobre y hierro, que hacen que las placentas de los animales y los hombres siempre fecundan.

En Éxodo 1:19 está escrito:

Respondieron las parteras a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias, pues son robustas y dan a luz antes que la partera llegue a ellas. (LBLA)

47:7  Yosef trajo a su padre Yaakov y lo presentó a Faraón; y Yaakov bendijo a Faraón.” (LBLA revisada) – El que está en un nivel espiritual superior es el que bendice al que está en un nivel inferior, como está escrito en Hebreos 7:7:

Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor.” (LBLA)

47:8-9            Y Faraón dijo a Jaakov: ¿Cuántos años tienes? Entonces Yaakov respondió a Faraón: Los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los años de mi vida, y no han alcanzado a los años que mis padres vivieron en los días de su peregrinación.” (LBLA revisada) – En lugar de bendecir al Eterno, delante de este rey, por haberle liberado de todas las cosas malas, Yaakov usa su lengua para hablar negativamente. Esta conversación entre Yaakov y el faraón está compuesta por 33 palabras hebreas. Un Midrash[5] dice que por estas 33 palabras de queja, la vida de Yaakov fue cortada 33 años, 180 – 33 = 147. Más adelante vemos como Yaakov había hecho teshuvá y tikún (arrepentimiento y rectificación) al pronunciar la bendición sobre Yosef, como está escrito en Génesis 49:26a:

Las bendiciones de tu padre han sobrepasado las bendiciones de mis antepasados hasta el límite de los collados eternos” (LBLA)

Séptima aliyá, 47:11-27

47:14 “Y Yosef recogió todo el dinero que había en la tierra de Egipto y en la tierra de Kenáan a cambio del grano que le compraban, y Yosef trajo el dinero a la casa de Faraón.” (LBLA revisada) – El propósito de recoger todo ese dinero fue que pasara a los hijos de Israel en el futuro,[6] porque necesitaban mucho oro, plata, bronce y piedras preciosas para poder hacer el mishkán, tabernáculo, en el desierto, como está escrito en Éxodo 12:36:

Y el Eterno hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios, que les concedieron lo que pedían. Así despojaron a los egipcios.” (LBLA revisada)

47:25 “Y ellos dijeron: Nos has salvado la vida. Hallemos gracia ante los ojos de Faraón mi señor, y seremos siervos de Faraón.” (LBLA) – Yosef salvó la vida de los egipcios. De la misma manera Yeshúa ha preparado una salvación para todas las personas de la tierra durante todas las épocas de la historia, como está escrito en 1 Juan 2:2:

El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.” (LBLA)

En 2 Corintios 5:19- 21 está escrito:

a saber, que Dios estaba en el Mesías reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación. Por tanto, somos embajadores del Mesías, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre del Mesías os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” (LBLA revisada)

La gratitud de los egipcios por haber sido salvados les llegó a entregarse voluntariamente como siervos al rey. De la misma manera el Eterno espera que nosotros le entreguemos toda nuestra vida en gratitud por lo que el Mesías ha hecho por nosotros al dar a nuestras almas el conocimiento de la salvación de la muerte eterna.

En Juan 17:9-10 está escrito:

Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me has dado; porque son tuyos; y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo, mío; y he sido glorificado en ellos.” (LBLA)

Querido lector: ¿Has entregado tu vida al Eterno? Si no lo has hecho todavía, o no lo has hecho del todo, te invito a que le haga esta oración:

Padre celestial. Reconozco que soy un pecador. He quebrantado tus mandamientos y por esto merezco la muerte eterna, separado de ti. Pero tú has enviado a tu Hijo Yeshúa como un sustituto por mí. Por medio de su muerte eliminaste mis pecados, y por haberle resucitado, me has justificado. Te doy gracias por haber hecho esto por mí. Me apropio del sacrificio del Mesías Yeshúa y le recibo en este momento, como mi salvador, y le confieso como mi Señor. A partir de ahora no voy a vivir para mi mismo. En este momento te cedo el derecho de gobernar mi vida por medio de tu Hijo Yeshúa. A partir de este momento y para toda la eternidad Yeshúa es y será mi Señor. Te doy gracias, gracias y otra vez gracias.  Amen y amén.


[1]       Strong H3381 yârad, yaw-rad', A primitive root; to descend (literally to go downwards; or conventionally to a lower region, as the shore, a boundary, the enemy, etc.; or figuratively to fall); causatively to bring down (in all the above applications): -  X abundantly, bring down, carry down, cast down, (cause to) come (-ing) down, fall (down), get down, go (-ing) down (-ward), hang down, X indeed, let down, light (down), put down (off), (cause to, let) run down, sink, subdue, take down.

[2]       Strong H6148 ‛ârab, aw-rab', A primitive root; to braid, that is, intermix; technically to traffic (as if by barter); also to give or be security (as a kind of exchange): - engage, (inter-) meddle (with), mingle (self), mortgage, occupy, give pledges, be (-come, put in) surety, undertake.

[3]       Strong H3045 yâda‛, yaw-dah', A primitive root; to know (properly to ascertain by seeing); used in a great variety of senses, figuratively, literally, euphemistically and inferentially (including observation, care, recognition; and causatively instruction, designation, punishment, etc.): - acknowledge, acquaintance (-ted with), advise, answer, appoint, assuredly, be aware, [un-] awares, can [-not], certainly, for a certainty, comprehend, consider, X could they, cunning, declare, be diligent, (can, cause to) discern, discover, endued with, familiar friend, famous, feel, can have, be [ig-] norant, instruct, kinsfolk, kinsman, (cause to, let, make) know, (come to give, have, take) knowledge, have [knowledge], (be, make, make to be, make self) known, + be learned, + lie by man, mark, perceive, privy to, X prognosticator, regard, have respect, skilful, shew, can (man of) skill, be sure, of a surety, teach, (can) tell, understand, have [understanding], X will be, wist, wit, wot.

[4]       David H. Stern “Jewish New Testament Commentary”, página 244.

[5]       Midrash HaGadol 47, Dat Zekenim 47:8.

[6]       Ilkut Shmoini 1.158.